Rechazo a los acuerdos multilaterales de libre comercio

facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

La FSC-CCOO aborda las consecuencias que se pueden derivar de las negociaciones de diferentes tratados internacionales de libre comercio como el TTIP, acuerdo a formalizar entre la UE y EEUU, el CETA, entre la UE y Canadá, o el TISA, acuerdo multilateral sobre servicios.


Seguir a @FSCdeCCOO


En este informe general al Consejo, como en el anterior de hace seis meses, se constata que estos acuerdos entienden que el principio de precaución que rige en la UE son “barreras al libre comercio” o pretenden una mayor liberalización del sector público, con nuevas presiones para asegurar el funcionamiento «competitivo» del transporte y las infraestructuras públicas, los servicios sociales, la salud o la educación. Como se puede comprobar, este enfoque se enmarca con absoluta naturalidad en los planteamientos de la política seguida por la Comisión y el Consejo Europeo.

Todos estos tratados amenazan con liberalizar y privatizar una gran parte de los servicios públicos

La federación ha desplegado un trabajo de información y sensibilización sobre estos tratados en varios frentes. Además, la Comisión Ejecutiva de la FSC-CCOO aprobó una resolución el pasado mes de octubre en relación con los tres tratados de libre comercio e inversión en la que se afirmaba lo siguiente: “Todos ellos amenazan con liberalizar y privatizar una gran parte de los servicios públicos básicos para el mantenimiento del Estado de bienestar, al entender que estos son un bien comercial, lo que supone una vuelta de tuerca más al proceso de comercialización de nuestros servicios públicos: sanidad, educación, agua, transportes, distribución de energía, comercio digital, medio ambiente, etc. Es un peligro real para los servicios públicos y puede también implicar, además, una mayor liberalización de los mercados financieros en el caso del TISA”.

Desde la FSC realizan un llamamiento a rechazar los tratados de libre comercio y liberalización por las repercusiones negativas que estos podrían ocasionar a los servicios públicos y por las formas en la que estos tratados están siendo negociados, de espaldas a la ciudadanía y negando elementos importantísimos como la transparencia y la participación ciudadana.

facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail