Una vez al año…

facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

El 7 y el 25 de noviembre la lucha contra la violencia machista volverá a ser noticia, a llenar todos los informativos del país, las plazas de las grandes y pequeñas ciudades. Una vez al año… 

cabreadita11Marta Barcenilla
Responsable de Organización del Sector de Medios de Comunicación, Artes, Cultura y Deporte de FSC-CCOO
El resto de los días tendremos que volver a conformarnos con contar víctimas, con oír y leer en los informativos y los periódicos que “presuntamente, murieron a manos de sus parejas”, con no saber si los asesinos de esas mujeres e incluso de sus propias hijas o hijos, sí asesinos sin más, han sido condenados y están pagando por cometer el crimen más terrible que se pueda pasar por la cabeza, el de la persona o personas a las que supuestamente aman… ‘Mía o de nadie’, ¡qué horror!

Los medios de comunicación cuentan con parsimonia el número de víctimas y ofrecen unos pocos planos de respetuosos minutos de silencio y después… nada.

Este país necesita una política de comunicación que no difumine el problema para evitar que se extienda, sino que refuerce el mensaje de que hay salida

¿Dónde están los juicios contra los asesinos del más de un centenar de mujeres que son víctimas de la violencia machista cada año? ¿Por qué después de cada asesinato no se vuelve a saber qué fue de ellos, cuál fue su condena o si pagaron por lo que hicieron? ¿A qué se debe tanta connivencia con burdos asesinos a los que se les respeta el anonimato y una privacidad a pesar de que no les tembló la mano al asesinar a sus seres queridos?

Así, pasan los días y los años y los medios de comunicación siguen sin darle a la violencia machista la importancia que debiera tener, sin informar de las salidas que tienen las mujeres y los menores que sufren este tipo de maltrato, sin ser capaces, en cualquier ámbito y soporte, de reforzar el mensaje de que hay luz al final del túnel, de que el sistema castiga con dureza al que no respeta una vida y más si no respeta la de aquellos a los que supuestamente aman.

Este país, como otros muchos de los que nos rodean y a los que nos atrevemos a llamar desarrollados, necesita una política de comunicación que no difumine el problema para evitar que se extienda, sino que refuerce el mensaje de que hay salida; necesita que en todos los rincones cualquier mujer sepa qué puede hacer si es víctima de la violencia machista, que tenga la seguridad absoluta de que habrá un camino seguro después de la denuncia, de que nadie te pega porque te quiere, de que nadie te controla por amor, de que “quién bien te quiere, te quiere libre”, como dice la canción.

Llegan estas fechas, 7 y 25 de noviembre, y volveremos a hacer visible la lacra que supone la violencia machista… A ver si esta vez dura, a ver si no vuelve a desaparecer hasta el próximo año.

facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail