Toxo participa en el Consejo federal extraordinario de FSC-CCOO

facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, asistió e intervino en el Consejo federal extraordinario de FSC-CCOO celebrado el 28 de noviembre de 2014 en Girona. Una vez que Fossoul presentara su dimisión y el Consejo eligiera a Javier Jiménez como secretario general, Toxo intervino en el Consejo y saludó en nombre de la Comisión Ejecutiva confederal. Entre los invitados también se encontraban Fernando Lezcano y Ramón Górriz, secretarios confederales de Organización y Comunicación, y Acción Sindical. 


Seguir a @FSCdeCCOO


Ignacio Fernández Toxo se dirige al Consejo federal. Girona, 28 de noviembre de 2014. Archivo FSC-CCOO
Ignacio Fernández Toxo se dirige al Consejo federal. Girona, 28 de noviembre de 2014. Archivo FSC-CCOO

En nombre de la confederación y del resto de organizaciones confederadas, felicitó a la FSC por la gestión del proceso, a Javier Jiménez por su elección y agradeció a Enrique Fossoul todo su trabajo por las Comisiones Obreras, al que le brindó su apoyo para lo que necesitara.

“CCOO es una gran organización, sin duda. Es la primera organización de este país y queremos que lo siga siendo por mucho tiempo y creciendo. Pero las organizaciones están integradas por personas y hay muchas ocasiones en las que nos olvidamos de esto. La organización es muy importante, pero sin personas no hay organización. Y sin personas con el valor como el que ha demostrado Enrique, no hay una organización que sea sólida, que eche sólidas raíces”, afirmó Toxo.

La organización es muy importante, pero sin personas no hay organización. Y sin personas con el valor como el que ha demostrado Enrique, no hay una organización que sea sólida

“Esta es la primera federación numéricamente de CCOO y es una organización que no puede permitirse el lujo de entrar en un periodo de inestabilidad. Y por lo tanto me parece muy importante lo que se acaba de hacer hoy aquí. De forma rápida, zanjar lo que podía apuntar a una crisis que pusiera en solfa a la primera estructura confederal. Creo que habéis acertado. El tiempo lo demostrará, no obstante. Tenéis un periodo hasta el año 2017 para cumplir los compromisos contraídos con el conjunto de la organización en el congreso de Toledo. Me parece importante que haya continuidad sin sobresaltos, y ya habrá tiempo para debatir de todo lo que se quiera debatir aquí y fuera de aquí en el conjunto confederal”.

CCOO necesita acomodarse a los tiempos
Tras valorar el proceso de elección de un nuevo secretario general al frente de la FSC-CCOO, Fernández Toxo reflexionó sobre la situación del sindicato y señaló los grandes retos con los que se debe enfrentar el sindicato.

“No sé cuánto tiempo me queda al frente de la organización, pero soy de los convencidos de que esta organización necesita acomodarse a los tiempos, no acomodarse en los tiempos. Necesita repensarse para seguir siendo ese instrumento que ha sido y que quiere seguir siendo útil como la primera referencia para la clase obrera de este país en el sector público y en los sectores privados de la economía, en un momento de profundos cambios en el país. Vivimos una crisis multifacética, que fue financiera en su origen, pero que ya tiene en nuestro país todas las expresiones. Nosotros estamos enfrentados también directamente por los efectos de esa crisis”.

“Hay quien dice… ‘Nosotros es que no somos una institución’. Somos una gran institución, cómo que no. Somos un sindicato, pero somos una gran institución. Y desgraciadamente, no hemos sabido hacer todas las cosas lo suficientemente bien para que una parte de la gente no nos perciba como una parte del problema. Tenemos que sacarles de esa percepción y, para eso, tenemos que dar un salto cualitativo importante que transforme este sindicato para seguir siendo la primera referencia como el primer instrumento que necesita la clase obrera de este país y también una referencia ciudadana de primer orden”.

Nuestra primera referencia tiene que ser la empresa

“Nosotros no somos adanistas. El mundo no empieza hoy, venimos de lejos. Hace unos días, el 20 de noviembre, se celebró aquí el 50 aniversario de la Comisión Obrera Nacional de Catalunya. Este sindicato viene de más lejos. El mito fundacional está en La Camocha, pero fueron muchas ‘camochas’ las que hubo en España durante ese periodo de finales de los 50, principios de los 60, que es donde se anclan nuestras raíces. Raíces sólidas, pero que hay que cuidar en el día a día. Y por eso tenemos que entender que, o nos transformamos, o el viento de la historia se nos lleva por delante. Y nuestra primera referencia tiene que ser la empresa. Creo que no lo ha dejado de ser nunca, el centro de trabajo, pero a veces hemos dedicado demasiados esfuerzos, tal vez porque había recursos para hacerlo, a cosas colaterales a lo que es el asunto principal que tiene que atender un sindicato, una organización de trabajadores y trabajadoras, que es el mundo del trabajo”.

“Las cosas han cambiado y van a cambiar más. Hay cambios que no nos gustan, que han venido para quedarse. No queremos acomodarnos a ellos, pero para poder transformar esa realidad, tal vez primero tengamos que transformarnos nosotros. Y ese es el empeño en el que estamos. Sé que con dificultades. A veces no se entiende, a veces no nos explicamos bien, o a veces no acertamos, pero necesitamos para esa transformación el concurso del conjunto de las organizaciones que integran la Confederación Sindical de Comisiones Obreras. Desde la más pequeña numéricamente, hasta la más importante, la FSC. Son piezas todas imprescindibles para este proceso de cambio, de transformación, que necesita las Comisiones Obreras”.

“Y en ese sentido, conozco a Javier. Sé que tiene un carácter a veces que le pierde (risas), pero bueno, a lo mejor el peso de la púrpura también ayuda a allanar algunas cosas. A todos nos transforma la función y Javier seguramente no será una excepción. No cambies del todo, porque no te reconocería. Pero en fin, le conozco, sé que se va a dejar lo que no tiene para sacar adelante este proyecto y para hacerlo en clave confederal. Y sabe también que va a tener el respaldo del conjunto de la organización, empezando por quien os está hablando”.

“La calle no nos espera, mañana ya tenemos una cita, como ayer en el postal hubo otra, que se saldó con mucho éxito. Y son estas cosas las que dan vida a esta organización. Hay quien quiere prescindir de nosotros. Al menos se lo vamos a poner muy difícil y estoy además seguro de que no lo van a lograr, porque esta es una organización sólida y sólidamente asentada. Y es muy fácil predicar y es más difícil hacer”.

Nuestro riesgo no son los sindicatos que compiten con nosotros, sino el miedo que todavía introduce en el mundo del trabajo la existencia de ese enorme ejército de reserva de casi seis millones de personas en desempleo, que lleva a adoptar posiciones más conservadoras

“Mirad, hoy leía, no sé si es una información, un libelo, o cómo denominarlo, de un confidencial. Llevan varias semanas con una campaña orientada a desmontar el sindicato en el sector financiero. El otro día fueron las elecciones en las cajas y estaban animando experimentos adanistas, de estos que comentaba anteriormente. Resulta que no se presenta ninguna candidatura de ese partido emergente o animada por ese partido emergente. Y empezaron a cambiar el chip la semana pasada, cuando vieron que no había candidatura y dijeron ‘pero la CGT ocupará ese espacio’. Hoy la noticia era ‘La casta sindical pierde posiciones en el sector financiero’. Claro, como la CGT no avanza, porque no avanzó; nosotros tuvimos un ligero retroceso, pero seguimos siendo el primer sindicato de referencia en las cajas ahora después de las elecciones, incluido en Bankia, no por las tarjetas sino a pesar de las tarjetas y sí por el esfuerzo de la gente que está allí trabajando en el día a día, en la relación con los trabajadores. Ahora resulta que a los sindicatos de la casta, como les llaman, les va a sustituir el sindicalismo corporativo, es decir, el sindicalismo de empresa, que va a transformar la realidad del mundo del trabajo en este país, que es el sindicato impulsado por la empresa, que aún así, ha quedado a una distancia considerable del primer sindicato, que son las Comisiones Obreras. Como lo fue ayer en la Universidad de Sevilla, de 96 representantes, 40 de Comisiones Obreras, cuatro más que en las elecciones anteriores. Y el siguiente, 18, y no es la UGT”.

Tenemos que asentarnos, pero mirando como la vanguardia que hemos sido siempre. Queremos ser más y hacerlo mejor

“Hay un riesgo. No es el sindicalismo situado aparentemente a la izquierda de CCOO quien está incrementando posiciones. Aquí hay un riesgo por la derecha, de corporativización, y bien lo sabéis en estos sectores. Y qué deciros en la sanidad o en la educación. Nuestro riesgo no son los sindicatos que compiten con nosotros, supuestamente más radicales. Es que el miedo que todavía introduce en el mundo del trabajo la existencia de ese enorme ejército de reserva de casi seis millones de personas en desempleo, lleva a adoptar posiciones más conservadoras. Quienes piden la revolución en estos momentos no saben en qué mundo viven. Tenemos que asentarnos, sí con la gente, no demasiado despegados, pero mirando como la vanguardia que hemos sido siempre. Y esta organización lo va a seguir siendo. La FSC en el ámbito de los sectores públicos y en el resto de sectores privados, donde tenéis una presencia sólidamente asentada también, como el conjunto de las Comisiones Obreras. Pero queremos ser más y hacerlo mejor. Y por eso, insisto, necesitamos vuestro concurso para esta transformación que necesita esta confederación. Y que es inaplazable, y que tenemos que hacerla y lo vamos a lograr, de aquí al próximo congreso confederal».

«Adelante. ¡Vivan las Comisiones Obreras!»

facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail