La FSC-CCOO analiza los Presupuestos Generales del Estado para 2015 y su incidencia en el empleo público. En el texto se destaca que la reforma fiscal y el Programa de Estabilidad —que prevé una congelación del gasto público— apuestan por un sector público cada vez más pequeño y con menos capacidad de intervención, y por unos servicios públicos que no crecen al ritmo de las necesidades de la población, lo que afectará negativamente a su calidad.