“Me marcho tranquilo por el trabajo desarrollado, con demasiados proyectos e ideas que no he podido ver materializadas, pero creo que dejo una federación fuerte, con un proyecto colectivo ilusionante, con un equipo capaz y eficaz, con una gestión transparente y sin sombra de dudas, que me permite proclamar con firmeza mi orgullo de pertenencia a la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras y a las CCOO con mayúsculas y sin apellidos”.